domingo, marzo 13, 2005

.:= Citas de peluche =:.



"El mundo es de los cascarrabias, no de los optimistas que duermen mucho."

- Don Arturo Magaña Duplancher, archiduque de San Rafael y siervo de dios. Posted by Hello

4 comentarios:

Mariano dijo...

Sniff... estoy en tu lista de links, Mecenas. Me he llenado de emoción. Nemo, te estoy buscando, hay enemigos en el frente.

M

Señor Duplancher dijo...

Mariano:
Estoy cerca, muy cerca, de develar la identidad de esta cabrona. Tengo algunas hipótesis, te las compartiré en algún correo electrónico. Yo quiero también su cabeza. Besos.

Señor Duplancher dijo...

El Colegio de México es caldo de cultivo de algunos de los rencores más violentos, líricos, dramáticos y épicos de la sociedad contemporánea. En el primer semestre, triunfantes por haber aprobado los exámenes de admisión, todos sueñan con ser una mejor versión de Marta Lamas o Sergio Aguayo. Por supuesto no todos tienen el cobre necesario. Los que desafortunadamente se encuentran en esta categoría, con frecuencia terminan consumidos por su frustración. Para evitar que se conviertan en sociópatas es necesario que la extracción se produzca en los primeros semestres. De otra manera las consecuencias pueden ser trágicas. Un ejemplo clarísimo es el de Buffy Bustamante, una de las páginas más tristes de la 17a generación.

Durante 5 semestres, Buffy Bustamante eludió los procesos de purga a los que era merecedora desde que abrió la boca recurriendo a medidas desesperadas como cambiarse el rostro, el apellido y ocultar su ascendencia centroamericana viajando a Europa todos los veranos. Gran favor le hizo El Colegio al convertirla en el símbolo de la resistencia de los bajos promedios y el mal gusto.

Mártires modernos como Rosario Robles quedan cortos ante el bravo rencor con que Buffy deleita y estremece a sus enemigos.

Ximena García Bustamante de nuevo fue incapaz de eludir la justicia: (http://www.blogger.com/comment.g?blogID=8800094&postID=111028567357533230)

scarlett dijo...

yo soy una cascarrabias y ademas duermo mucho