lunes, noviembre 21, 2005

= El Geekameron II =

El soundtrack de tu vida fue: Daft Punk - Technologic (Human After All, 2005).



Geekas y geekos:

En el siglo pasado, durante sus últimas dos décadas, el boom de la tecnología entró por la puerta frontal y se metió hasta al cuarto de su hija, la señorita.

La noción de los electrodomésticos como índice de cariño-sacrificio-status-paternidad responsable dentro de los hogares no era nueva: existe en la ideosincracia mexicana desde los años 60 (10 años después del fenómeno gringo, así era antes y así fue durante mucho tiempo).

Una casa sin televisor era una casa sin una ventana al mundo, al noticiero, al sano entrenimiento y hasta a la educación. La modernidad se deslizaba en los hogares con suavidad y con calma, tomando paso a paso a la temerosa familia y desvirgando caballerosamente su resistencia al cambio. Todos tenemos Betamax, todos estamos bien.

Es el pequeño aparato que ven arriba el que inició en modesta vivienda de la colonia Ogrero Bubular, el último movimiento de resistencia contra la nosciva tecnología, que todo lo corrompe, que adultera los valores familiares, separa a las familias y convierte los cerebros juveniles en waffles de sesos a la mantequilla.

David Enríquez Núñez era un hombre visionario: desde mediados de los ochenta ya sabía que la información era equivalente a poder, ergo: el individuo que ejerciera absoluto control de los electrodomésticos de punta poseía un pase directo a el pedestal de la máxima autoridad. "Tu eres imbécil, mi pequeñ@ rivereñ@, me necesitas para manipular todo aparato que tenga botones y comandos en técnico inglés; necesitas de mi aprobación, previa inducción impartida por MI, para ejercer el uso de UN botón del aparato". Así fue la vida con mi querida Luzyfer hasta que ésta tuvo el detalle de parirme.

Pobre tonto, ingenuo charlatán.

A los 7 años armaba y desarmaba mis juguetes, a los 9 ya había desarmado una alarma que tocaba el bonito fragmento de la ópera Carmen y reensamblado exitosamente, a los 14 tenía el control absoluto de los controles remotos. Y a pesar de la resistencia paterna, que hasta el momento había logrado moderar mi apetito tecnológico, el siguiente salto sería contundente para el Hijo de Nadie.

Más, necesito más.


Cuando el nerd era el adjetivo pujante, ya era bien conocida la relación entre geek y la tecnología, encarnada en la propiedad y dominio de las primeras PCs, cargadas con poderosos requerimientos medidos en kbs y en programas ejecutados por el innovador MS-DOS.

En la Secundaria, los discos de 5 3/4" era un gesto fetichista, y todavía había muchos "nerds" que miraban los floppies con extrañeza, picando simiescamente la funda de papel, mordiendo los bordes para captar algún sabor conocido y manoteando el objeto de color onyx con profunda incomprensión. Cómics y tarjetitas para los jodidos, esa era la consigna.

3 años después, una wannabe puestísima a iniciar su escalada social -que por cierto culminó en desastre y tragedia-, dejó olvidada en mi hogar una de las primeras Lap-TOP que venía con el sistema Windows 1.0 precargado. Después llegaría el Sr. Duplancher con ímpetus alfabetizantes y me daría mis primeras clases de MS-DOS.

El destino me estaba cerbataneando bolitas de papel con salibola para que pusiera atención, al final yo me fuí de boca.

Hoy día, hablar de la importancia de estos cachivaches es una redundancia del tamaño de un trailer.

Pero las computadoras y sus múltiples presentaciones es tan sólo una pestaña en la gigantesca libreta del tema "tecnología en el hogar".

Televisión satelital, microondas de calentado envolvente, internet a exceso de velocidad, cámaras digitales con lentes carl zeiss o lentes desmontables, videocámaras del tamaño de un encendedor, teléfonos celulares que son centros de entretenimiento ambulantes, quemadores de DVDs para el Home Theater, videojuegos en donde puedes ser un dios y decidir sobre la vida de criaturas rendereadas generadas por un mañoso motor gráfico: la tecnofagia, como el deterioro, no tiene límites.

Y es que antes que geek, tengo que confesar mi penosa manía: soy un tecnófago declarado, y no existe terapia que me haga separarme de mi molesta (y costosa) obsesión.


Sabe dios si este nuevo fenómeno es el principio del fín de todas las cosas, o sólo el principio de cosas imposibles.









Big, fat orrore.

================================

Atte.

El Hijo de Nadie.

16 comentarios:

rfr dijo...

...? por lo pronto la musique sounds good, pero la foto me es incomprensible...¿

Yosola dijo...

ni mucho que queme al santo, ni poco que no lo alumbre. Me gustan los chunches tecno-geeks....pero no tantos...igual me matan los BLOCKS amarillos y de rayitas azules....

eljurisconsulto dijo...

Maestro Malakatonche;

De nuevo sus publicaciones me provocan hilaridad (de la buena) por su connotada facilidad para atrapar al lector en una vorágine de agradables ocurrencias ceñidas de gran creatividad.

Así es, me declaro su más asiduo lector, fans, atento a las novedades publicadas en su divertidísimo blog.

Igualmente, aprovecho la ocasión para agradecerle su visita y comentarle que del concierto de Def Leppard no pudimos meter la cámara al auditorio, ya ve como son de "ojeis" los de seguridad en la entrada.

Así que ni modo, como solía decir un maestro al que estimo mucho: "Las mejores imágenes de la vida se llevan en la memoria". Medio mamón mi mairo pero era filósofo, ¿pus que quieren?.

Shery dijo...

pues mira como es la tecnologia... esa mujer se debe sentar TAN aliviada!

Seraphim dijo...

Esas dos fotos son harto reveladoras...

ÍO dijo...

Yo con tantas cosas que hacer y siempre me entretengo leyendo su blog. Confieso, el único del que leo los posts completitos...

La foto, buenísima...

Raquel Olvera dijo...

La historia de la gráfica está implicita en todo esto; la historia del pensamiento.

rfr dijo...

... no me gusta mucho saber lo último de la tecnología porque siempre le gana a mis posibilidades económicas, mejor me molesto en encontrar soluciones que apliquen a todas las tecnologías. En sí un curso de gwbasic del 84 o algo así, no te sirve en lo más mínimo ahora, pero sí el algoritmo para resolver un problema, y antes parte del algoritmo que te partía el cráneo como lo muestras en la figura del ingenuo charlatán ya te es transparente porque visual basic o cualquier lenguaje se lo pasa justo por debajo de los güevos...
saludos sorry por el comportamiento un-geek!
VW: vncdq, entiendes vnc!!!

eljurisconsulto dijo...

Amigo;

Por cierto: ¿Ya checó Usted la nueva entrada publicada en el blog de monsieur Duplancher?.

Sumamente provocadora para las buenas conciencias.

Marco dijo...

Es algo muy chido que nos toco vivir los cambios drasticos de la tecnologia, compras un celular cuando ya salio uno mas reciente, compras una lap y ya salio una con mayor capacidad cuando llegas a tu casa con tu nueva lap, se necesita un chingo de feria para estar al dia en la tecnologia. muy buen post

Abelina dijo...

Jajaja, sumamente gracioso todo, pero tan cierto también!!
La verdad yo nací en época equivocada pues la tecnología no es algo que me llame mucho la atención y sí, que retrasada de noticias me veo siempre en cualquier círculo social en el que me encuentre pues todos son harto conocedores en estos menesteres y yo solo me quedo como el chinito: milando milando,
Gracias por tu aportación en mi blog, en verdad que tienes tanta razón en lo que dices, a estas alturas no me queda más que rifarmela!!
saludos!!

Raquel Olvera dijo...

pero las letras son como las palabras: absolutamente
ilegibles

Raquel Olvera dijo...

y los números...

Raquel Olvera dijo...

más.

Seraphim dijo...

Paty, siempre puedes sacar el tema de que ahora cuando uno se muere lo pueden convertir en diamante.

"Todo el mundo te querrá tener a su lado cuando te mueras"

ERDRICK GOUNIER dijo...

Pobre de tú mami ya la volviste a hacer complice de tus ocurrencias!!!


Llegaste tarde del super, ya debo dormir!!!

Saludos y abrazotes!