martes, noviembre 29, 2005

= Me cago en la Condechi =



El soundtrack de tu vida fue: Los Abandoned - Panic-Oh (self-titled EP, 2004).


Precaución, post cropofílico a la vista, tome sus precauciones.

Querido diario:

Interrumpimos nuevamente la saga del blog de las estrellas para traer a los hombres y mujeres de buena voluntad, un mensaje de odio y separatismo, básicamente.

No estamos hablando de la Navidad, a ésta ya la odiamos suavemente; las razones ya han sido expuestas con anterioridad.

En esta ocasión hablaremos sobre una de tantas colonias de esta bella metrópoli, que tiene la misma característica de las personas únicas e irrepetibles: o la adoras con frenesí, o la odias con todo el veneno de tu rencor.

Y es el segundo sentimiento el que me motiva en esta ocasión.

Cada vez que voy a la Colonia Condesa, me entran ganas de llevar una madeja de estambre conmigo, atar un extremo a un poste y adentrarme a sus calles con el resto, a fin de poder localizar la dirección por donde ingresé. La Condesa tiene la enorme desventaja de haber sido diseñada por un malnacido amante del ajenjo y los laberintos, que si bien le da ese aire concéntrico de exclusividad, también se vuelve un dolor de genitales el andar por ella; tal acto sólo es posible si no se tienen otros compromisos en el día, si se hacen acompañar de un nativo o condechifrénico o si se cruza con los ojos cerrados.

Aparte del olor a pretensión y el sentimiento de infula henchida en orines que se perciben en el centro de la colonia, donde se localizan una centena de establecimientos variopintos y donde uno puede encontrar lo sublime y lo ridículo en el mismo vistazo, la condesa adolece de las consecuencias de su boom mal planeado y cancerígeno: un horda de idiotas en automóviles que no se encuentran capacitados para usar el claxon de su automóvil, molestos e inseguros franeleros avorazando la oportunidad de asignarse el legítimo derecho de cuidar la unidad en la que andas, el vértigo que provoca el conducir por periodos prolongados por la calle de Ámsterdam y el olor a basura, que no se desecha con la misma velocidad con la que se genera.

El gobierno del Defe, previendo estos sentimientos de animadversión de un sector importante de la ciudadanía, ha acondicionado diversos puntos en las calles circundantes de la colonia, donde se prestan servicios sanitarios a las pobres víctimas intoxicadas con el noscivo ambiente wannabeista, se ofrece alivio a las náuseas y las seguidillas a flor de piel por los humores pendejorros y se trata la roncha sensibilidad al vano pensamiento, que producen migrañas y derrames de bilis.







Esto es modernidad, no mamadas.

Finé.

==========================================
Atte.

El Hijo de Nadie

15 comentarios:

Trompetista de Falopio dijo...

O me levanté temprano o los comentadores son una bola de bolsones. Es el tercer blog en el que soy la primera comentadora y lo que digo es: ptuaj, qué post más hilarante y escatológico.

ÍO dijo...

es que hay lectores bolsones como yo...
que no comentan nunca ...

las fotografías siempre tan "ilustrativas"...ña ña ña

Abelina dijo...

Ojalá algún día vinieras a Cd Delicias a visitarnos, esto sí que es un maldito laberinto sin forma, ah!! pero que te pasa, engendro del mal!! (así me dirían los delicienses) sí el plano de esta ciudad estaba diseñado para hacer una ciudad en Estamos Jodidos!! osea, ves? tenemos una pequeña ciudadcita americana! (y todo esto lo dicen con un orgullo rayano en el fanatismo religioso más recalcitrante y chocoso que te puedas imaginar!)
Pa que me entiendas, todo parte del mercado central, de ahí se van desmenuzando todas las calles, lo cual llega a un punto en que sí das vuelta a la izq en lugar de a la derecha, ya te llevó Pifas!
pero repito, cuando quieras venir, Bienvenido serás y te pasearé por las tres calles enormes de mi joven y ya muy populosa ciudad..
cuando quieras, eh?
espero que no vayas a tener que vomitar en cada esquina..
fin!

saludos!

ÍO dijo...

ah, si vamos a presumir de nuestros nunca bien ponderados ranchos...ps mejor no digo nada.

Sólo iba a comentar otra ventaja de venir a este blog, si entras totalmente desprevenido y todavía modorro a las 7 de la mañana, el soundtrack de la vida de alguien te puede despabilar re-bien.

eljurisconsulto dijo...

Jajajaja...

Bravo por el Sr. Duplancher!

Yo en la madrugada del sábado por poco y andaba haciendo los mismos ademanes...

Kix dijo...

Pobres oriundos de la Condechi, ya todos quieren salir despavoridos de ahí. Y es que no es para menos, imagina que cada que quieres salir de tu garage está ocupado por otro auto, que si bien lo pueden mover enseguida, sí es un problema. O si no cuentas con garage, nunca encuentras estacionamiento en tu propia calle. O que el olor de basura o de mota inunda tu depto. Que el ruido de las motos no te deje dormir.

Lo siento por ellos...

Yosola dijo...

Ha de ser por que la ignorancia es atrevida y por que una es muy muy montañera...pero a mi si me gusta la condesa...y que??

Seraphim dijo...

Los únicos bolsones que conozco son Frodo y Bilbo. Ni es, ni es, tenía que salir mi geek interno (el externo es por demás obvio).

La gente suele quejarse de cuando alguien "postea" de un lugar que no conoce, siente que no puede leirse de los chistes locales y el clima lacrimógeno ataca.

A mi me gusta leer cosas de otros lugares y reirme de los chistes locales que ni entiendo (Ah mira que borreguito me salí). Nel... lo que en realidad quería decir es que me gusta leer interesantes puntos de vis... no tampoco... eso de ser barbero ya no esta de moda.

Chido. Fin

Abominable Mario Flores dijo...

Sí cierto Malakatonche, duro y adelante.

Pues yo pienso que tienes la boca repleta de razón con eso de la madeja de hilo para evitar perderse en esa colonia. No se vale, qué mamadas son esas. Crees estar a punto de salir a algún lugar y sales a otro radicalmente distinto. A veces llegas al mismo lugar donde estabas hace cinco minutos, o a un lugar en donde nunca habías estado jamás. No hay Guía Roji que valga. Dicen que si tomas cierta calle de la Condesa a determinada hora del día sales al paradero de Pantitlán. Una vez tomé Amsterdam para escapar del tráfico de Insurgentes y di vueltas y vueltas y vueltas, pero como es un circuito dividido en ocho (en OCHO) pequeñas glorietas, no me di cuenta de que estaba dando vueltas a lo buey. Pude salir hasta que dije -Hey, yo ya he visto a ese homosexual argentino paseando a su exótico perro afgano tres veces. ¡Estoy en una glorieta!.

Por todo eso y más sí, sí, a la verga la Condesa.

Seraphim dijo...

Continuación de mi comment anterior

Jajajajjajajajajajaja.

Yo en cambio si me rio de los chistes locales a pesar de que no haya tenido la oportunidad de vivirlos (pero si he vivido cosas parecidas, por lo visto en mi ranchito tenemos una minicondesa)

Raquel Olvera dijo...

Y el anuncio me parece de lo más adecuado: Plomería y gas.

Supongo que tienes razón con eso de los ojos cerrados. Como soy sonambula así cruzo no sólo por la condesa sino por cualquier lugar que me represente algún riesgo.

Por otro lado para ejercitarme camino por la condesa, pues como soy muy floja digo: voy a caminar un rato. Pero luego no regreso hasta el mediodia, muerta de hambre y agotada del cansancio porque en realidad caminé mucho más de lo que hubiera caminado si supiera a donde voy. Estoy progresando en bajar la pancita.


Pero tiene su parte linda La Condesa... muchos árboles por ejemplo.

saludos Omar

¡oh, mar!

Raquel Olvera dijo...

Ah! y el olor a mota sí me gusta. Pa'qué es más que la verdá.

Raquel Olvera dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Fosfocito dijo...

jijiji, a mi tambien me gusta el olor a mota, aunque no conozco la condesa mas que la doctores y la viaducto piedad, una vez me perdí llegando al palacio de los rebotes, pero esa no cuenta.

Saludos

rfr dijo...

incluyendo un hipódromo entre sus calles cómo no va a haber boñigas?
pero eso sí hay unos tacos deliciosos aunque muy caros.