viernes, diciembre 31, 2004

=El 2004 no se debe de terminar=



¡¡¡¡NOOOOOOOOO!!!!!


El 2004 no puede terminar, no así, no tan rápido, no lo puedo soportar, exijo el tiempo que me han quitado los comerciales de Bodega Aurrerá y los amos de la mercadotecnia, me niego a envejecer un año más, quirovivirmivida, quiero más pan de muerto, quiero veraneo sensación, quiero más Prozac y menos Platón, quiero más Sabadabas de desfiguros y ayes lastimeros, quiero congelar el espacio y el tiempo en el 2004 a la Wachowski, quiero una tardeada eterna de cinelunes exquisito, quiero sentir que estoy vivo....


Ya que.

Felíz año 2005, bloggeando que es gerundio, hay 12 meses de archivos por bloggear.

==========================================
Atte.

El Hijo de Nadie

2 comentarios:

Var dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Anónimo dijo...

Derecho de réplica News Service

Y aqui vemos al pobrecito Rajiv, cuando se enteró que el tsunami había desmadrado su bello chalet, frente a las costas del oceáno índico y que el agua se había llevado toda su colección de Ositos Coca Cola que graban mensajes. También se llevó a su esposa y a sus doce hijos, pero bueno, eso como quiera tiene remdio: luego consigue otra vieja y otros hijos, si esa gente es bien fértil, pero sus ositos Coca Cola, ¡puta! esos cuándo, de aquí a que los de la Coca los vuelvan a sacar y a que vuelva a encontrarse a un repartidor al que soborne con 20 mil rupias (algo así como 30 centavos de dolar, o dos meses de salario en una maquiladora en Nueva Delhi)pueden pasar muchas décadas. POr eso al grio de ¡Ositos Coca Cola o muerte! ¡Venceremos! se dio un tirititito en la sien.

(Después de su suicidio, Rajiv fue incinerado con leña de pirul (mala idea, por cierto, porque como el Rajiv era bien pisto, la concentración de alcohól que habitualmente portaba en sangre provoco una pequeña explosión que causó rotura de vidrios en edificios cercanos, nada de consideración) y sus cenizas depositadas en el río Ganges, costumbre por demás ociosa porque lo único que hacen es empuercar el ya de por sí puerco río y asolvarlo.